lunes, 22 de septiembre de 2014

El brujo enano albinegro

  • Kevin Guajardo es el jugador desequilibrante que le da esperanzas al hincha de Cipolletti.
Sorprendió Gimnasia y Esgrima con un exorcismo en el Estadio Ciudad de La Plata, previo a la histórica definición de la llave Sudamericana contra Estudiantes. Tuvo mucho de mediático y poco de efectivo, por suerte al fútbol se juega con una pelota y no con una cruz. Ninguna macumba logró torcer la historia, y el Lobo volvió a sucumbir contra el León. Entonces el denominado "brujo enano" por el folklore futbolero, se convirtió en eje de las gastadas "pinchas".

El delantero neuquino es guapo y veloz,
mide 1,65 m. Foto exclusiva.
De Estudiantes precisamente llegó Kevin Guajardo a Cipolletti. Había jugado con Auzqui, Rulli, y el roquense Gil Romero entre otros que llegaron a primera. Cuando ya estaba arriba del tren, jugando en cuarta y reserva de un club de primera división, a Kevin lo bajaron, le dijeron que no había mas lugar en la pensión para jugadores del interior.

Tuvo problemas en Maronese al regresar a su Neuquén natal. Y apuntó a Cipolletti mientras jugaba de mala gana en el club donde hizo las formativas, y trabajaba de heladero para mantener a su familia.

Un día apareció un señor, tal vez pariente, tal vez amigo del jugador, a una de las primeras reuniones de la flamante subcomsión de fútbol que encabezaba Rafael Chemi, que ya le estaba armando el equipo a Rogger Morales para el Argentino A en junio de 2012. El señor dejó un currículum y ofreció libre a Kevin Guajardo, "jugó en Maronese y Estudiantes de La Plata", agradeció y se fue. Sólo un par de dirigentes repitieron el apellido y afirmaron que les sonaba, seguramente por alguna información de Charly Quintana o de algún apartado en un diario.

Le tomaron una prueba como a todos los jugadores que llegan por ese camino, y lo fichó Henry Homann para la primera local. Al 'Ruso' lo convenció la velocidad y la picardía de Guajardo, no así su estado físico de ese momento. Por esto último Kevin se desvive agradeciendo al 'Ruso' al confiar en su puesta a punto. Le cumplió. Con el correr de las fechas fue titular, metió goles, de a varios por partido, y levantó vuelo futbolístico en Liga Confluencia al ritmo inverso de la decadente campaña de Cipo en el Argentino A.

Debutó en primera en San Luis en marzo de 2013, de la mano de Homann y Frutos, técnicos interinos de la transición de Morales a Perilli. Para el Argentino A 2013/2014, se ubicó como cuarto delantero detrás de Urbano, Alecha y Weisser. En la quinta fecha ya era titular, y jugador mas desequilibrante del albinegro. A fin de año era el primero en la consideración, por sobre los tres delanteros históricos.
Festejo con la popular en el gol a C.A.I.
Cipolletti se puso como objetivo ascender en la reestructuración del fútbol argentino. En la delantera trajo a Prudencio y Chavarri. Ambos fueron titulares en el amistoso formal contra Villa Mitre, donde el albinegro mostró la primera alerta de cara al Federal A. Jugó mal y perdió, como anticipo de la ilusión de ascenso fácil que se estaba por derrumbar.
 
En ese partido señalamos a un jugador que le cambió la cara al equipo, Kevin Guajardo entró a 20 minutos del final, y fue la carta de explosión y sorpresa que le dio vértigo al ataque. Respecto de la competencia interna, un referente ya se había mostrado confiado, reafirmando algo que hace muchos años marcamos en Cipo Pasión: siempre traen jugadores, y terminan jugando los del club.
 
Alternó de volante por izquierda, por derecha, y tercer punta en el debut contra Independiente de su ciudad. Los partidos se sucedieron con resultados nefastos, ni el mas pesimista hincha de Cipolletti imaginó al equipo último cómodo a un mes y medio del ascenso directo.
 
Ya con Sialle en el mando, Cipolletti sorprendió con una mejoría interesante en el campo de juego ante C.A.I., que alivió a muchos hinchas pese a no plasmarla en la suma de tres unidades. Lo que no sorprendió fue la figura del equipo y autor del primer gol.
 
Cipolletti lejos de está de acudir a las brujerías o a la religión para solucionar un presente funesto. Kevin Guajardo no es brujo, pero mide 1,65 m, es rápido, encarador y picante. Es la carta de fútbol y atrevimiento que le demuestra a los hinchas que nada esta perdido.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Ni el tiro del final

Cipolletti empató 2 a 2 contra C.A.I. en La Visera, con goles de Guajardo y Negri. Le anularon dos goles al albinegro, que mejoró notablemente su entrega y vuelo futbolístico. En el último minuto Weisser tuvo la victoria de penal, pero atajó el "1" comodorense.
 

Video gentileza: Cipolletti TV.
 
Arriba: Carrasco, Salinas, Madrid, Negri, Chavarri y
Schonberger. Abajo: Weisser, Alegría, Tello, Azcurra y
Guajardo. VER 200 FOTOS EXCLUSIVAS.
El cambio de esquema y de nombres que propuso Sialle le dio resultado al juego de Cipo. Se vio un equipo mucho mas protagonista y ofensivo que el de las últimas jornadas. La semana terrible que tuvo el abinegro por el último puesto, la operación de Lamolla, y la lesión de Prudencio, lo hizo tocar fondo deportivo y anímico, y seguramente fue el estímulo para despertar de una vez por todas.
 
Cipo fue a buscarlo de entrada, lo tuvo Madrid a los 10'. Un ratito después cayó lesionado Schonberger al buscar impedir un córner por un mal pase de Negri. Estalló la gente, perder al segundo arquero con sólo tres en el plantel era el colmo de la mala suerte. Por suerte el "1" paranaense se recuperó.
 
Gol de Guajardo tras dos partidos de sequía
absoluta. Empezó a renacer el albinegro. VER 200
FOTOS EXCLUSIVAS
.
A los 20' lo tuvo Chavarri, pero no pudo contra el buen arquero Leguiza. A partir de ahí pareció que Cipo dejó pasar su momento. Siguió con la misma intensidad el conjunto de Sialle pero ya no logró tanta profundidad.
 
Cuando moría el primer tiempo se volvió a acercar el Capataz, y tras una jugada de Carrasco la metió Kevin Guajardo. Desahogo total del delantero neuquino, de todo el equipo, y de los miles de hinchas que fielmente se acercaron a La Visera.
 
El efecto del gol psicológico de Guajardo se revirtió enseguida en el complemento, cuando Aynol empató para C.A.I. a los 3'. Para un nuevo festejo de La Visera, el 'Flaco' Negri volvió a poner a Cipo en ventaja a los 12'. Un minuto después le anularon un gol a Madrid por posición adelantada.
 
Después de la media hora de juego perdonó dos veces Chavarri, y en la réplica Brito empató el partido para la visita. La tercera fue la vencida para Chavarri y convirtió a los 40', pero le anularon la conquista por posición adelantada.
 
Lágrimas de un hincha. VER
200 FOTOS EXCLUSIVAS
.
A los 50' se dio la última para Cipo, nada menos que desde los doce pasos. El partido se cerró con un penal que disparó Bruno Weisser, y atajó Leguiza, el mismo que le atajó un penal a Piriz Alvez hace cinco días. Lágrimas de impotencia de 'Pikachu', ni el tiro del final le salió a Cipo en una semana pésima, que mereció terminar de la mejor manera.
 
La semana que viene Cipolletti se hospeda en Puerto Madryn para una dura travesía, el miércoles juga contra Brown y el domingo contra Deportivo Madryn. Pese a la victoria perdida en el último minuto, contra C.A.I. el albinegro tuvo un partido y un resultado lógico y esperable en la previa. El problema es el nulo margen de error por lo ilógico de perder contra tres clubes invitados en las primeras cuatro fechas.
 
Desde el fondo de la tabla y de las expectativas, esta noche quedó claro que Cipolletti no se da por vencido. Que buscará los dos partidos en Madryn para volver pisando fuerte y diciendo: ¡Acá esta el Capataz de la Patagonia!. Al menos esa sensación quedó en la actitud del equipo.